Consecuencias del confinamiento en la salud muscular y articular.

El confinamiento al que nos hemos visto obligados por las medidas contra el Covid19 está acarreando algunos problemas físicos para nuestro cuerpo como la atrofia muscular o articular que, de no tomar medidas, se pueden cronificar.

Aunque un mes o dos sin entrenar o ejercitarnos pueda parecernos poco, la falta de ejercicio y el sedentarismo pueden convertirse en problemas mucho mayores a medio y largo plazo. Esto es importante para todos, pero sobretodo para las personas mayores.
Te explicaremos qué puede pasar y cómo poder evitar o minimizar los problemas físicos del confinamiento más comunespor la falta de movimiento. No olvidemos que nuestro cuerpo es una máquina que necesita moverse para que funcione correctamente.

Atrofia muscular y articular.

Atrofia significa desgaste o pérdida de un tejido. Existen dos tipos de atrofia:

Atrofia muscular: cuando hay desgaste, pérdida o disminución del tejido muscular. Este tipo de atrofia se divide en tres tipos:

  • Psicológica: causada por no usar los músculos lo suficiente.
  • Patológica: causada por envejecimiento, enfermedades o inanición.
  • Neurogénica: es la más grave. Se suele deber a una lesión o una enfermedad en los nervios que conectan a los músculos.

La atrofia muscular presenta síntomas que van apareciendo a medida que la atrofia se va desarrollando, con lo que no hay dejarlos pasar porque irán a peor. Los más frecuentes son: la disminución de la masa muscular en piernas y brazos, sensación de debilidad en esas extremidades y dificultad para realizar movimientos básicos. 

Atrofia articular: cuando hay desgaste o pérdida de tejido articular. Las causas más comunes son:

  • Alteraciones posturales: las alteraciones en nuestra biomecánica hacen que se distribuyan incorrectamente las cargas, y las alteraciones de la alineación de la articulación producen la artrosis, puesto que favorece la presión en ciertas zonas de la articulación.
  • Posturas forzadas y mantenidas: se trata de algunas postura o actividades repetidas en posiciones articulares excesivamente forzadas.
  • Falta de tono en la musculatura: la falta de una correcta cobertura muscular hace que la articulación soporte más carga y peso, por lo que se deteriora más rápido produciendo la artrosis.
  • Vida sedentaria: mantener la actividad es uno de los factores más importantes para prevenir el desgaste articular.
  • Obesidad o aumento de peso: bastante nocivos en problemas de cadera, rodilla o tobillo.
  • Mala alimentación: se necesita de una buena alimentación con una dieta equilibrada y variada para prevenir desgastes articulares.
  • Factores genéticos: como en todas las enfermedades, siempre hay componente genético y/o hereditario que te hace más susceptible de padecer una enfermedad.
  • Edad: a mayor edad, mayor es el riesgo de padecer desgastes articulares.
  • Sexo: las mujeres suelen tener más predisposición a padecer distintos tipos de artrosis articular por motivos genéticos y hormonales.
  • Traumatismos: cualquier traumatismo importante derivado de un accidente o caída que afecte a una articulación y que altere su mecánica normal puede predisponer a que dicha articulación tenga más probabilidades de padecer artrosis en un futuro.

Los síntomas de la atrofia articular más comunes son:dolor inflamatorio que puede ser difuso en toda la articulación o un dolor más concreto en un punto o zona específica. Rigidez de la zona afectada, sobre todo por la mañana o después de un reposo, y por tanto pérdida de movilidad en la articulación. 

Por lo tanto, ya sea debido a la atrofia muscular o la articular, se hace imprescindible encontrar el equilibrio entre la cantidad justa de tiempo sentado y el ejercicio que hagamos, pero también tener en cuenta el estado de salud general porque todo influye.

¿Cómo evitar la atrofia muscular o articular?

Prevenir la atrofia no es complicado, basta con hacer ejercicio diario pero de baja intensidad.

Puedes adaptar tus gustos y condición para que te sea más llevadero y elegir entre infinitas opciones, desde bailar o moverse por pasillos y escaleras en casa o fuera, hasta buscar ejercicios o centros para realizar ejercicios más específicos si prefieres entrenamientos analíticos para trabajar cada parte del cuerpo. 

La cuestión es no dejar de moverse y comprender que fortalecer la musculatura nos ayuda a mantener nuestro sistema locomotor en unos niveles óptimos.
Y tampoco olvidar que, a la hora de salir a la calle a pasear o realizar ejercicio tanto dentro como fuera, podemos estar un poco rígidos por las posiciones durante la noche o a lo largo del día si no nos hemos movido mucho. La movilidad articular de tobillos, rodillas, caderas, tronco, brazos y cuello son algunas de las prácticas que junto a los estiramientos posteriores nos ayudarán a prevenir lesiones.

Cómo podemos ayudarte en CRI

Si ya tienes algunas complicaciones tanto musculares como articulares y precisas de seguimiento o tratamiento médico, recuerda que en CRI contamos con un equipo humano que valora cada caso de forma totalmente personalizada, consiguiendo un diagnóstico certero para que el tratamiento sea el mejor para cada paciente. 

Contamos con una tecnología de fisioterapia avanzada única en Canarias que asegura tratamientos sin dolor y una disminución en el tiempo de recuperación, con lo que la calidad de vida mejora sustancialmente. 
No descuides tu salud y recuerda que prevenir siempre será más fácil que curar.


Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.