Dolor y confinamiento: cómo cuidarte para mejorar o prevenir el dolor crónico.

En estos días en los que debemos permanecer en casa, se puede caer en ciertos hábitos cotidianos que agravan los síntomas de las personas con dolor crónico, los mayores o cualquiera que tenga necesidades específicas derivadas de la disminución del movimiento físico.

En España sufren dolor crónico aproximadamente nueve millones de personas, uno de cada seis ciudadanos, y la evidencia científica demuestra que el ejercicio y otras estrategias fáciles de aplicar en casa, ayudan a disminuir estas dolencias. 
Nuestro equipo de fisioterapeutas especialistas ha preparado unas recomendaciones para  evitar algunas conductas y que se cronifiquen ciertos dolores. Esto ayudará a mejorar el día a día y que el ánimo se mantenga positivo para poder afrontar estos días sin tensiones ni preocupaciones extras. 

Consejos para evitar conductas que empeoran el dolor

Evitar el sedentarismo.
La falta de movimiento y el sofá pueden ser un enemigo peor que el virus. Debemos levantarnos y caminar, estirar y hacer ejercicio moderado y progresivo para sentirnos mejor y disminuir el dolor. 
El objetivo es evitar que el sistema inmunológico se vea afectado para no tener que enfrentar complicaciones mayores después. 

Si hay dolor agudo en alguna articulación:
Antes de automedicarse o acudir al centro de salud, es preferible aplicar frío o calor en la zona para calmar los síntomas y reducir la inflamación. 
No realice movimientos que impliquen levantar peso y solo cuando el dolor remita, se puede volver a la actividad habitual paulatinamente

Dormir mal nos hace más sensibles al dolor.
No hacer cambios importantes en las rutinas y mantener en lo posible los horarios de sueño. 
Evita trabajar, estudiar o hablar por teléfono con malas posturas en la cama, si el cerebro asocia cama con dormir es más fácil conciliar el sueño, estaremos más descansados y nuestro estado de salud no se verá comprometido. 

Las rutinas son sagradas.
Establece más o menos los mismos horarios para las comidas, el descanso, el sueño, y las responsabilidades y actividades del día a día. 
Esto ayuda a mantener el ánimo positivo y a minimizar la ansiedad que pueda ocasionar permanecer confinados.

Cuida más la alimentación.
Si nos movemos menos nuestro cuerpo gasta menos calorías, debemos adaptarnos e ingerir en menores cantidades o más ligero de lo habitual. 
Recuerda que la mala alimentación o la obesidad, además de ser un riesgo para otras enfermedades, empeoran el dolor.

En CRI entendemos la salud de una forma integral y en estas circunstancias sabemos que los pacientes pueden pasar por momentos delicados, los animamos a todos a responsabilizarse e implicarse en el tratamiento con estrategias activas hasta que volvamos abrir nuestras puertas, que esperamos sea pronto. 
Tanto si eres paciente como si aún no nos conoces y tienes alguna duda o urgencia, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.


Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.